"Tutti i miei pensier parlan d’amore (Todos mis pensamientos hablan de Amor)". Vita Nuova. Dante Alighieri.

jueves, 10 de diciembre de 2009

Las bodas de la semejanza, relaciones homosexuales bendecidas por la iglesia en la Edad Media, según John Boswell.

San Sergio y San Baco


Tomado de http://www.islaternura.com/APLAYA/HOMOenHISTORIA/MatrimoniosMEDIEVALES.htm





Conocer la historia es imprescindible para enfrentarnos a la realidad porque la perspectiva histórica nos da la posibilidad de comprender que las cosas no son irremediables, que no siempre han sido tal y como hoy las conocemos y, sobre todo, que pueden cambiar.



Conocer la historia ha permitido que muchos homosexuales comprendan que la homosexualidad, presentada en nuestra sociedad hasta hace poco, como un vicio antinatural, ha sido considerada en otras sociedades como algo natural e incluso bueno.


Uno de los gays cristianos, católico practicante, que más ha hecho por "desarmarizar" el pasado de la iglesia católico ha sido el historiador norteamericano, John Boswell. Boswell, que murió de SIDA y que fue catedrático de historia en una de las universidades más prestigiosas del mundo, la de Harvard, dedicó parte de su trabajo a demostrar que la iglesia católica no siempre ha sido tan intolerante en lo que se refiere a la homosexualidad y que incluso llegó a celebrar "bodas homosexuales".


Esta es la tesis de su libro "Las bodas de la semejanza", publicado en 1994, en donde sostiene que la iglesia cristiana bendijo, desde el siglo III al XIII, a parejas homosexuales en lo que entonces se llamaron "ritos de hermanamiento". Cierto es que más la iglesia ortodoxa que la de occidente, aunque él encuentra pruebas de que estas bodas las celebraban tanto popes ortodoxos como sacerdotes católicos. Boswell rebuscó en los textos antiguos guardados en los monasterios para encontrar contratos que firmaban dos hombres, que lo hacían únicamente por afecto, y no por relaciones comerciales, y que son idénticos a los que se firmaban en las bodas heterosexuales.


Cierto es que ninguno de estos contratos explicite que el "hermanamiento" implicara relaciones sexuales, pero este historiador las cartas encontradas a estos supuestos amantes dan cuenta de la pasión con que se vivían estas relaciones. Para Boswell, la iglesia tuvo que aceptar estas relaciones porque eran muy practicadas en Europa en aquel tiempo y socialmente eran, si no alentadas, si ampliamente toleradas, por lo que en los años de asentamiento del cristianismo, la iglesia se sumó a las bendiciones para no perder adeptos. El historiador sugiere que, en esos primeros años, estas relaciones no sólo eran toleradas, sino que además existen ejemplos de estas parejas en el mismo santoral cristiano.


Es el caso de los mártires San Baco y San Sergio, dos oficiales romanos martirizados a finales del siglo III y a los que en un icono del siglo VII se les puede ver representados tal y como se representaba a los matrimonios en esa época. Pero Boswell tiene sus críticos. Estos le acusan de que maneja fuentes que están en griego y en eslavo litúrgicos y que no existen traducciones latinas de estos textos matrimoniales. Estos textos, al no estar en latín, son difíciles de comprender. Boswell afirma que las traducciones latinas sí existieron pero que fueron destruidas cuando la iglesia claramente decidió castigar este tipo de uniones.


… según muchos historiadores la puntilla a la tolerancia medieval la puso el proceso contra la orden de los Templarios a instancias de Felipe IV de Francia. Esta orden, que nació en 1119 para proteger a los peregrinos que iban a tierra santa, había acumulado una gran cantidad de riquezas con los años. Tantas que el rey de Francia las quería para sí.


La ley decía que cuando alguien era acusado de un crimen y ajusticiado, el rey se quedaba con su riqueza. Felipe IV acusó a los templarios de dedicarse a prácticas de sodomía. En Francia en una noche se detuvo a todos los templarios a los que la tortura les hizo confesar que así era. Entonces no fue difícil ordenar que todos ellos fueran quemados y sus riquezas expropiadas para la corona. Desde entonces, siempre que no se ha sabido de qué acusar a un enemigo con el que quiere acabarse se le ha acusado de dedicarse a la homosexualidad.



Pero en todo caso ahí están las cartas que unos monjes enamorados dirigían a otros y esos contratos que revelan que los hombres en la Edad Media no tenían miedo de demostrar el afecto que les unía y por el que estaban dispuestos a firmar un contrato y a compartir sus bienes y posesiones.



Transcribimos uno de estos documentos del año 1031:




"Nosotros, Pedro Didaz y Munio Vandiles, pactamos y acordamos mutuamente acerca de la casa y la iglesia de Santa María de Ordines, que poseemos en conjunto y en la que compartimos labor; nos encargamos de las visitas, de proveer a su cuidado, de decorar y gobernar sus instalaciones, plantar y edificar. E igualmente compartimos el trabajo del jardín, y de alimentarnos, vestirnos y sostenernos a nosotros mismos. Y acordamos que ninguno de nosotros de nada a nadie sin el consentimiento del otro, en honor de nuestra amistad, y que dividiremos por partes iguales el trabajo de la casa y encomendaremos el trabajo por igual y sostendremos a nuestros trabajadores por igual y con dignidad. Y continuaremos siendo buenos amigos con fe y sinceridad, y con otras personas continuaremos siendo por igual amigos y enemigos todos los días y todas las noches, para siempre. Y si Pedro muere antes que Munio, dejará a Munio la propiedad y los documentos. Y si Munio muere antes que Pedro le dejará la casa y los documentos".
* * * * * *




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hola, Bienvenid@s.


Este Blog quiere ser un lugar de encuentro para todos aquellos que queremos ayudar a transformar la sociedad para convertirla en un lugar más fraterno, más libre, más justo y, a la vez, somos conscientes de que todo cambio social sólo es posible si hay un cambio personal e interno y no se olvida lo que nos enseña la Tradición Espiritual de la Humanidad, intentándo actualizarla creativamente en cada época.


Mi camino...

el camino que sigo es el camino de la mística del amor, no un amor sentimental, sino un amor inteligente o consciente (amor iluminado decían los antiguos) y solidario, que no olvida el sufrimiento y la injusticia.
Guiado de la mano de de la mística monástica cisterciense (la primera mística moderna del amor), el esoterismo cristiano, la mística de san juan de la cruz y el zen... y animado por ideales progresistas y solidarios os invito a caminar juntos hacia un mundo y unos hombres y mujeres nuevos.